Congresos de la Comisión Internacional Penitenciaria

Advertencia:

Como se aprecia, no están todos los congresos ni todos sus informes finales, sólo aquellas partes que a criterio del docente responsable, se tratará en el dictado de la asignatura.

Londres, 1872:

Primer Congreso Internacional sobre Prevención y Represión del Delito. Se crea la Comisión Internacional Penitenciaria.

Roma, noviembre 1885:

Garófalo (1851-1934), propuso multas en beneficio de una caja que sirviera para compensar a las víctimas del delito.

San Petersburgo, 1890:

Concepción Arenal (1820-1893). Algunos párrafos de su intervención en el congreso: “Por lo dicho, y por mucho más que omitimos, hay más infracciones legales; la policía mejor organizada persigue con más celo e inteligencia a los delincuentes, cuyo número aterra o por lo menos desconsuela. Y estas multitudes de acusados de delitos, la mayor parte no graves, ¿adónde van? a la cárcel, a presidio. Y las prisiones, ¿están por su perfección a la altura de los observatorios astronómicos, de los torpederos, de los gabinetes desde donde se oye la ópera o la comedia sin ir al teatro? La cárcel refleja más bien la perversión de las costumbres, la ignorancia y el error, que los progresos de las ciencias y de las artes; hay excepciones, pero tomando en conjunto todos los pueblos, ésta es la regla muy general” (….) ¿No se ve que sería materialmente imposible que se ocultaran tantos miles de acusados, ni centenares siquiera, si se empleaba en organizar una buena policía una parte de lo que se gasta en corromperlos en la cárcel? se comprende difícilmente, cómo no se ve esto claro y no se obra en consecuencia.”

París, 1895:

Se reitera la preocupación por las víctimas del delito. En este sentido, Adolfo Prins (1845-1919), denuncia juntos a otros participantes, la desigualdad de trato que el Estado dispensa a la víctima con relación con el imputado, y afirmó con mucha ironía lo siguiente: “El hombre culpable, albergado, alimentado, calentado, alumbrado, entretenido a expensas públicas en una celda modelo, salido de ella con una suma de dinero legítimamente ganada, ha pagado su deuda con la sociedad. Pero la víctima tiene su consuelo; puede pensar que con los impuestos que paga al Estado ha contribuido al cuidado paternal que el delincuente ha tenido durante su estancia en prisión”. Un siglo antes, Jeremías Bentham, creador del famoso sistema Panóptico (que tanta influencia ha tenido en todas las cárceles del mundo en los últimos dos siglos), afirmaba en este mismo sentido que, en las cárceles, no se debe “(…) ofrecer a los delincuentes una situación mejor que su condición ordinaria en el estado de inocencia, sería una tentación para los hombres flacos y desgraciados, o al menos, no tendría el carácter de la pena que debe intimidar al que se siente tentado de cometer un delito”.

Bruselas, 1900:

Garófalo y Prins, solicitan que se considerare legislativamente, la introducción de la reparación a la víctima como una pena alternativa a la pena de prisión.

Berlín de 1935:

La Comisión Internacional Penitenciaria, se llamará Comisión Internacional Penal y Penitenciaria (ICPP). La fecha y el lugar de la misma, dio cabida a la asistencia de numerosos simpatizantes del nazismo. La influencia y financiación del nazismo sobre la Comisión, permitió la publicación de las históricamente conocidas teorías satánicas sobre los orígenes raciales y biológicos del delito y su represión a través de medidas crueles y sanguinarias. Uno de los temas considerados, reproducimos a continuación, demostrando claramente lo indigno e innoble de su propuesta:

"Las leyes de todos los países deben autorizar la práctica de la castración, a petición o con consentimiento del interesado. Igualmente se planteó la autorización de la esterilización por motivos sanitarios o eugenésicos.".

----